Aprende a crear tu neceser inteligente


¡Hola de nuevo!

 

Imagino que habréis leído el titulo de este post y habréis pensado... ¿qué será el neceser inteligente?, ¿y para qué necesito aprender yo a crear uno?.

 

Lo cierto es que necesidades hay pocas en esta vida, pero me apetecía compartir con vosotras una manera de construir un neceser con el que poder realizar cualquier tipo de look que necesitéis, tanto para vuestro día a día como para vuestras ocasiones más especiales.

 

El objetivo va a ser saber qué utilidad podéis sacarle a cada producto economizando a la hora de comprar y de esta manera tener un neceser con cosas que os encanten, os funcionen y a las que sacarles el máximo rendimiento.

 

Yo os voy a proponer aquí algunos productos (de manera genérica y sin marcas) que me parecen muy útiles y polivalentes, pero luego vosotras podréis añadir o eliminar de la lista los que consideréis que se pueden adaptar mejor a vuestros gustos o necesidades.

 

Recordad que encontrar los productos que mejor se adecuen a vuestra piel etc. es siempre cuestión de ensayo y error y que no siempre los productos más costosos son siempre los que mejor van a funcionarnos. 

 

Así pues...

 

- Comenzaremos con vuestra crema hidratante habitual:

 

La he añadido como producto indispensable al neceser de maquillaje porque las cremas hidratantes a parte de servirnos como prebase para antes del maquillaje aportando ese extra de hidratación y nutrición que va a necesitar nuestra piel para que la base se vea bonita por más tiempo, nos va a venir muy bien para restarle cobertura a nuestra base de maquillaje y hacerla más tipo crema con color si lo que queremos es un efecto ligero y de segunda piel. Por lo que solamente tendremos que mezclar nuestra base con la crema para conseguirlo.

 

- Una base de maquillaje de cobertura media con vuestro tono de invierno (cuando estamos más pálidas):

 

¿Y por qué no una base de cobertura ligera y ya está?¿o una base de cobertura total y ya está?, porque en este caso cuanto más polivalente sea la base mucho mejor. Con esto quiero decir que una base con una cobertura media la vamos a poder aligerar con la crema pero también la vamos a poder construir aplicando capa sobre capa si en un momento determinado necesitamos cubrir alguna imperfección que no queremos que se vea o nos apetezca un acabado más opaco o con más cobertura.

 

Igualmente la podremos usar como concealer para las ojeras si no las tenemos muy marcadas o como paso posterior al corrector de color de ojeras o manchas. 

 

* De la cobertura de las bases os hablaré en un siguiente post.

 

- Un corrector de ojeras oscuro (dos o tres tonos por encima del de nuestra base de maquillaje)

 

Ahora mismo puede que estaréis pensando... ¿para qué?. Bueno pues principalmente para subirle el tono a nuestra base de maquillaje, cuando en verano estemos más morenas (es una forma más económica a comprarse dos bases iguales pero de dos tonos distintos), bastará con mezclarlo con la base hasta conseguir el tono que se nos acople en ese momento.

 

También podremos usarlo para poder hacer un contorno ligero o más marcado en el rostro para cuando nos apetezca resaltar nuestras facciones un poco más, o bien como base para sombras a la hora de hacernos un ahumado o cualquier sombreado, de esta manera partiremos con un tono cálido en nuestro párpado y haremos que las sombras posteriores se adhieran mejor y su color no torne grisáceo.

 

- En el caso de tener ojera muy marcada, un corrector de color para la misma:

 

Esto os lo enseño en mis cursos, el color se iguala con color, eligiendo el tono que mejor se adapte a la tonalidad que quieres disimular harás que esta desaparezca casi por completo, por lo que si tienes manchas u ojeras muy marcadas este es un producto indispensable en tu neceser.

 

- Unos polvos translúcidos sueltos y finos:

 

Su uso principal será el de fijar de forma natural la base de maquillaje para que no se desplace, pero el hecho de que os nombre este tipo de polvo en concreto es que nos servirán para cualquier tipo de piel y para cualquier zona del rostro, incluida la ojera. 

 

Distinguiréis si el polvo es fino porque su textura es muy suave al tacto y cuando lo difuminas en el dorso de la mano por ejemplo desaparece sin apenas dejar residuo tizoso.

 

- Un iluminador:

 

Y con iluminador me refiero a un producto satinado o brillante que refleje la luz o bien a un producto mate (como un maquillaje en polvo por ejemplo), pero de una tonalidad clara para resaltar los puntos de luz en nuestro rostro. Esta segunda opción es muy buena para todas aquellas que buscáis un acabado mate y no os gustan los productos iridiscentes.

 

Igualmente este producto lo podemos utilizar para nuestros ojos a modo de sombra, aportando a nuestro maquillaje un toque mucho más especial y diferente.

 

- Un rubor:

 

Para darle color a nuestras mejillas, o bien para utilizar a modo de sombra de ojos igualmente y conseguir así un maquillaje armonioso e integrado.

 

- Un polvo bronceador:

 

Con el le daremos calidez al rostro y cuello y podremos hacer contornos ligeros y rápidos o darle tono a nuestros párpados ya que también podremos usarlo a modo de sombra.

 

- Paleta de sombras de ojos:

 

Podéis elegirla de cuatro tonos en donde haya una sombra clara tono crema por ejemplo mate o perla , una sombra negra mate (un color todoterreno para dar profundidad a nuestra mirada, oscurecer otros tonos o hacer delineados), y otras dos sombras a vuestro gusto y elección ya que recordad que siempre vamos a tener el bronceador a modo de sombra cálida para usarla en nuestros ojos.

 

- Máscara de pestañas: la que cumpla el objetivo que queráis que cumpla (volumen, longitud, separación ...)  y vuestras expectativas (duración, fijación ...), ¡para gustos colores!. 

 

- Un lápiz de ojos:

 

El tono lo podréis comprar a vuestra elección y con el que más cómodas y favorecidas os sintais ya que hay personas que prefieren el negro, el café, el gris, el verde o el azul por ejemplo.

 

Los lápices de ojos podremos usarlos con su finalidad más conocida de delinear el ojo de forma fácil o bien como sombra en crema si lo difuminamos muy bien por todo el párpado o también como base para otras sombras al igual que os nombraba con el corrector oscuro. 

 

- Un par de labiales:

 

Uno en tono neutro o incluso un bálsamo por ejemplo si no os gusta veros el labio muy maquillado a diario.

Y otro en un tono más llamativo como el rojo, el borgoña o el rosa por ejemplo para ocasiones más especiales y para poder utilizarlo a modo de rubor ligero muy difuminado en los pómulos y de base para el colorete en polvo (haciendo que se prologue su duración).


Seguro que muchos de estos trucos y productos ya los conoceréis pero lo importante es saber que al fin del cabo el maquillaje tiene una formula X que sólo varía en su parte grasa y en la concentración de pigmento y que si sabemos como podemos usarlos, con muy pocas cosas podemos hacer muchísimo.

 

¿Qué os ha parecido?, me encantaría que si sabéis más utilidades para los productos o si tenéis algún producto distinto que consideréis que no debería faltar o trucos para compartir, ¡comentad abajo!, ¡así yo también aprendo de vosotras!.

 

Gracias por llegar hasta aquí, y ¡nos vemos en el próximos post!.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Isabel (sábado, 28 marzo 2020 23:28)

    Me lo voy a dejar preparado Par mi neceser de viaje.
    Y en el bolso? Que es lo que tenemos que llevar?

  • #2

    Ana Ascaso Maquilladora (lunes, 30 marzo 2020 12:48)

    Esta es una buena opción tanto para el neceser de viaje como para tu neceser habitual si no eres una beauty addict y te gusta tener de todo!.
    En el bolso yo llevaría un paquetito de papeles anti brillo o un paquete de pañuelos de papel para retirar brillos si lo necesitas, un mini fijador de maquillaje o una mini agua termal para antes del retoque, un corrector del mismo tono que la base para retocar zonas del rostro donde esta haya podido desaparecer como la zona de la ojera o algún tipo de imperfección que por sus características sabemos que con el paso de las horas tiende a descubrirse.... un polvo compacto para sellar y el labial, esto sería lo básico, luego si por ejemplo sueles llevar la linea de agua del ojo maquillada y sabes que con el paso de las horas va a perder intensidad o va a desaparecer quizás deberías añadir tu lápiz, todo depende un poco de como te guste maquillarte, cuánto vas a estar fuera de casa y de cuánto te aguanten los productos en el rostro ;).